Eficacia contra COVID-19

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el ozono es el desinfectante más potente contra todo tipo de micicroorganismos. De ahí que en esta crisis sanitaria, se esté recurriendo cada vez más al ozono para la limpieza en profundidad de superficies, vehículos, instalaciones hospitalarias y edificios públicos.

Hay estudios que demuestran que el ozono elimina más del 99% de los virus en tan solo 20 segundos.

En el documento de la OMS al que nos referimos, se detalla que, con concentraciones de ozono de 0,1-0,2 mg/L.min, se consigue una inactivación del 99% de rotavirus y poliovirus, entre otros patógenos estudiados, pertenecientes al mismo Grupo IV de los Coronavirus.

Los generadores de ozono han sido totalmente eficaces contra los anteriores virus del tipo coronavirus SARS-CoV2, los cuales comparten el 80% del ARN con el nuevo COVID-19.

No hay datos aún que certifiquen que elimina el Covid-19, pero sí sabemos que el ozono penetra en la membrana celular y que los coronavirus son sensibles a los agentes oxidantes y, por lo tanto, podemos suponer con las evidencias científicas disponibles hasta la fecha, que se va a dañar el virus y va a quedar destruido. De esta forma, se puede disminuir la carga vírica y evitar su propagación.

Está demostrado que el ozono es al menos diez veces más potente que el cloro como desinfectante. 
El empleo de ozono, para la desinfección de aire y superficies resulta mucho más recomendable que el uso de otros desinfectantes, aparte de por su eficacia, por su rápida descomposición, que no deja residuales peligrosos.